• Las cifras se revelarán en el Foro Económico Sectorial 2021 del gremio que reúne a los constructores en Antioquia.
  • Hay optimismo entre los afiliados a Camacol Antioquia en cuanto a la dinámica que tendrá el sector el próximo año.
  • Costos de suministros y demoras en los trámites, riesgos que afronta el sector para el 2022.

 

MEDELLÍN, NOVIEMBRE DE 2021.

Con importantes cifras en venta de vivienda y generación de empleo que ratifican el buen momento del sector de la construcción, gran cantidad de proyectos licenciados y excelentes perspectivas para el 2022, Camacol Antioquia tendrá su FORO ECONÓMICO SECTORIAL 2021, evento que se efectúa cada final de año, para analizar las ejecutorias del periodo que termina y las proyecciones del próximo.

En esta ocasión se hará con la participación de más de 800 empresarios, de los cuales 130 estarán de forma presencial, debido a la capacidad de aforo y a las medidas de bioseguridad en el auditorio de la Cámara de Comercio de Medellín, sede El Poblado, y los demás se conectarán virtualmente, para conocer cómo termina el sector en nuestro departamento con Camacol Antioquia y en el ámbito nacional con la Presidencia Nacional del gremio.

Dentro de la programación, la directora de Investigaciones Económicas del BBVA hablará acerca de los principales indicadores económicos de los cuales depende la confianza, la dinámica y las proyecciones de la construcción. Así mismo, la exdirectora de El Colombiano, Martha Ortiz, hará un análisis sobre la democracia en riesgo en Colombia y Juan Pablo López, secretario de Infraestructura de la Gobernación de Antioquia, compartirá el avance de los proyectos estratégicos en el departamento, que son oportunidades para el sector y son de interés para las empresas del gremio.

Igualmente, se celebra el Día del Afiliado, con la bienvenida a las cerca de 25 empresas que se afiliaron este año en Antioquia y, adicionalmente, la celebración de aniversarios a las empresas que cumplen un número significativo de años, como Sumicol Corona que cumple 140 años, Banco Caja Social 110 años, Almacenes Industrias Roca 100 años, el BBVA 65 años, Ladrillera El Diamante y Alfagrés que cumplen 50 años de existencia empresarial.

CIFRAS

En cuanto a venta de vivienda, el mes de octubre en Antioquia cerró con un total de 20 mil unidades, una cifra muy importante si tenemos en cuenta que ya el 2021 vuelve a ser un año relativamente normal con respecto al comportamiento previo a la pandemia y, aunque los últimos meses del año normalmente no son tan dinámicos, “este segundo semestre sigue siendo positivo para el sector de la construcción y permite esperar que se cierre el año con unas ventas de 24 mil 300 a 24 mil 500 unidades nuevas y con la proyección de superar las 26 mil unidades vendidas durante el próximo año, con un crecimiento cercano al 7 u 8 por ciento”, puntualiza el gerente de Camacol Antioquia, Eduardo Loaiza Posada.

De otro lado, en cuanto a licencias de construcción, la vivienda ocupa el 82% del área licenciada este año en Antioquia hasta el mes de agosto, que es la última cifra que maneja el DANE, y solo el 18% corresponde a edificaciones no residenciales, “lo cual es entendible porque a menor dinámica de otros sectores económicos es menor la demanda de edificaciones no residenciales y de otros usos. Sin embargo, ya hay un repunte de áreas de comercio, de salud, de uso recreativo y educacional”, indica el dirigente.

De igual forma indica que “el gremio identifica que se cierra el año con 113 proyectos de construcción que ya alcanzaron el punto de equilibrio y podrían iniciar obras, pero dependen para su iniciación de algún trámite de alguna entidad o de otros componentes de permisos y autorizaciones u obtención de licencia para su inicio”, aclara que “esos 113 proyectos representan un millón 100 mil metros cuadrados y tienen la capacidad de generar 44 mil empleos”, y añade que “en promedio se han iniciado 13 proyectos nuevos por mes entre vivienda y edificaciones no residenciales en Antioquia durante este año”.

Resalta, además, que “en cuanto a la composición, el 42% de todas las ventas e iniciaciones de vivienda en Antioquia corresponde a Vivienda de Interés Social y el 58 % a vivienda de un rango diferente a las VIS, principalmente clase media y rango alto”, y describe que “con respecto a los municipios de Antioquia con mayor dinámica de construcción, son en su orden Bello, el Oriente cercano, Medellín y Sabaneta.  Para destacar que en el Oriente más de la mitad de esa dinámica, el 54%, corresponde a Rionegro”.

En lo referente a la generación de empleo, enfatiza que “en el mes de marzo el sector ocupaba 142 mil empleos en el Valle de Aburrá y a la fecha cuenta con 152 mil empleados en las obras de construcción, una cifra superior a la que se tenía al momento de iniciar la pandemia, lo que indica que somos un sector que ha recuperado el 100% e incluso ha crecido en cuanto a demanda de trabajadores para las obras de construcción”.

RIESGOS Y DIFICULTADES

Pero no todo es tan positivo, pues al gremio de la construcción le preocupa los costos de producción, que en el último año han tenido una variación del 11.48% en Antioquia. Al respecto, Eduardo Loaiza Posada señala que “se encarecen los materiales de obra negra, que en términos generales crecieron cerca del 15% en el último año, jalonado principalmente por la escasez del acero que se tuvo buena parte del año y su alto precio, que se mantuvo durante prácticamente todo el año”.

El dirigente gremial antioqueño señala varias dificultades y riesgos que afectan al sector, “el mayor consiste en la demora, cambio en las reglas de juego, incumplimiento en los tiempos de ley para la respuesta en los trámites que tiene que tiene que adelantar el sector de la construcción”, asegura y denuncia que el servicio registral es el trámite más ineficiente para la construcción, “pues de los cerca de 90 que se tienen que adelantar, en nuestro caso en Antioquia, las dificultades hoy se presentan con las oficinas de registros, no solo porque actualmente están en paro y no se presta este servicio, que es rogado y tiene costo para el usuario, sino que ha sido una entidad que ha presentado múltiples dificultades y demoras exageradas”.

Detalló que “cuando la ley habla de cinco días hábiles para la respuesta, la Superintendencia de Notariado y Registro a través de sus oficinas de registro se está demorando meses, con enormes perjuicios en costos extras para las empresas del sector, el deterioro en la imagen de incumplimiento de los constructores a los compradores y los perjuicios enormes para los inversionistas, quienes no pueden recibir sus inmuebles, no se pueden hacer las subrogaciones de los bancos debido  a que las oficinas de registro no están cumpliendo a cabalidad su función legal y constitucional de atender pronta y oportunamente los trámites solicitados por la comunidad”.

OPTIMISMO

“Hicimos una encuesta entre nuestros afiliados, quienes manifestaron que son optimistas con respecto a cómo termina la dinámica del comportamiento de las ventas, tanto industriales como constructores, al finalizar el año 2021 y frente a las perspectivas para el 2022”, comenta el doctor Loaiza.

Por la capacidad instalada, los empresarios terminan el presente año con el 80% de ocupación en su capacidad industrial, lo que muestra que ya no está tan ociosa como el año pasado y cuenta todavía con un margen para poder ampliar su actividad y generar empleo. Tanto industriales como constructores son optimistas acerca de cómo ven el desempeño del sector de la construcción para el 2022 en Antioquia y en el país.

Así mismo, otro de los temas importantes del Foro será el repaso a las principales obras y proyectos estratégicos que se desarrollan en Antioquia, su dinámica en cuanto a generación de empleo, consumo de materiales, aporte al PIB, aporte a la construcción y la habilitación de nuevas zonas para desarrollo urbano, acercar los territorios y las transformaciones que valorizan los nuevos desarrollos y los nuevos proyectos del sector privado, y que muchas de esas inversiones se hacen con recursos que aporta a manera de obligaciones de cofinanciación el sector privado, como las obligaciones urbanísticas.

En este aspecto, el doctor Loaiza resalta “los proyectos de intercambios viales, el gran puerto de Urabá, el túnel del Toyo, el avance en la ejecución de las concesiones viales, el Tren del Río, el Metro de la 80 y los intercambios y vías que ha cofinanciado el Área Metropolitana con algunos municipios del Valle de Aburrá”. Así mismo, destaca las importantes obras no solo en el Municipio de Bello, en los talleres que eran de los ferrocarriles y donde se proyecta una obra significativa, sino otros proyectos en el Oriente cercano, principalmente en Rionegro.

Subraya, además, que “en Camacol Antioquia somos optimistas frente al año 2022 a pesar de que se trata de un año electoral, porque hay muchas obras públicas en juego y hay mucha dinámica del sector ya prevendida, compromisos que hay que cumplir, lo que implica tener casi que asegurada y garantizada una buena actividad edificadora el próximo año”.

Otro aspecto que genera optimismo al gremio es la contratación pública. A octubre de este año se tenía una contratación relacionada con el sector de la construcción, en diferentes ítems, por 354 mil millones de pesos y se espera que en 2022 la cifra esté cercana al billón de pesos y en 2023 lo que se contrate en Antioquia entre los municipios y las distintas entidades relacionadas con el sector podrá estar cerca de los dos billones de pesos, “porque los dos últimos años de los gobierno locales son los más dinámicos en materia de contratación pública relacionada con el sector de la construcción”, sostiene el gerente de Camacol Antioquia.

Finalmente, anuncia que “el mensaje gremial que presentaremos a nuestros afiliados está relacionado con promover y motivar a los trabajadores, empleados, contratistas y asociados de las obras y empresas industriales de la cadena de la construcción, a que inscriban sus cédulas y participen en las elecciones de Congreso y Presidente de la República, en forma juiciosa y en forma responsable por candidatos que promuevan y estén de acuerdo con la democracia, la libre empresa y la iniciativa privada”.

Agrega que “vemos con preocupación que puede haber riesgo para la democracia y dificultades para la actividad empresarial, lo que nos motiva a adelantar una campaña con todas las instancias de la cadena de la construcción en el departamento, para motivar que las personas, empresas y familias relacionadas con el sector, que son millones, sean conscientes de lo que nos compete en las próximas elecciones, participen activamente y voten con responsabilidad”.

Camacol Antioquia visualiza que el próximo año, a partir de febrero o marzo aproximadamente, prácticamente habrá normalidad en todas las actividades económicas y, en ese orden de ideas, el gremio anuncia que hará todas sus ferias de modo presencial, con Expoinmobiliaria en el mes de marzo y Expocamacol en agosto.

CONTACTO DE PRENSA

Catherine Restrepo

3116133406